Inicios de la civilización japonesa

16 11 2007

Bueno aqui os añado un texto ( yo solo me lei el final ) pero esta muy bien, lo recomiendo, describe Japon entre los años h. 10000 – 300 a.C. y 1568 – 1600.

Se que es un tocho de texto pero a quien le guste culturizarse, le servira de mucho ;)

Leer \/

INICIOS DE LA CIVILIZACION JAPONESA
El Japón naciente fue testigo tanto de asentamientos arroceros rurales, fieles a una corte centralista, como de la expansión de la antigua capital, Kyoto.

Las tierras que forman el actual archipiélago japonés han estado habitadas al menos desde hace 30000 años, e incluso quizás desde hace 200000. Los mares poco profundos que separan Japón de la masa continental asiática aún no estaban completamente formados cuando los primeros seres humanos se asentaron en el lugar. Tras la llegada del hombre, sin embargo, subió el nivel de las aguas y acabaron cubriendo los antiguos puentes de tierra que lo unían con el continente.
Si los japoneses de hoy son o no descendientes de aquellos primeros pobladores sigue siendo una cuestión controvertida. Hasta la década de 1960 no se estudiaron los yacimientos arqueológicos del país de manera exhaustiva, motivo por el cual aún no ha sido posible conocer la procedencia de los primeros pobladores. Aun así, es comúnmente aceptada la teoría de que procedían de la región septentrional del continente asiático, y que estas migraciones se produjeron durante largos períodos de tiempo.

El período Jomon (h. 10000 – 300 a.C.)
El primer milenio del Neolítico transcurrió a la par de un calentamiento climático global que alcanzó su punto álgido entre los años 8000 y 4000 a.C. En Japón, esto conllevó, por un lado, la subida del nivel del mar que cubrió los últimos puentes de tierra firme que unían la isla con el continente asiático, y por otro, el enriquecimiento de la fauna marina y la proliferación de nuevos bosques. Éste fue el marco en el que floreció el período Jomon en sus primeras etapas. Las primeras piezas de cerámica conocidas en Japón datan de 10000 a.C., y algunos expertos afirman que podrían ser las más antiguas del mundo.
A principios de este período la población era, en su mayor parte, nómada y recolectora, y ocupaba las regiones litorales. La abundancia en su dieta de pescado, bilvalvos y mamíferos marinos dio pie a enormes montículos de caparazones de marisco, que constituyen la primera fuente de información arqueológica sobre aquellas gentes. También cazaban cérvidos y jabalíes, y disponían de herramientas cortantes de piedra, así como piezas de alfarería cordada (de hecho, jomon significa «hecho con cuerda»).
A mediados del período Jomon (h. 3500 a.C. – h. 2000 a.C.) los asentamientos se desplazaron hacia el interior. En esa época, un descenso del nivel del mar pudo haber diezmado la fauna marina, o aumentado la confianza en la agricultura como fuente de alimentación, como parece deducirse de la abundancia de muelas, tinajas con tapa y otros objetos relacionados con el cultivo. Esta etapa intermedia tocó a su fin cuando las cosechas de las regiones interiores dejaron de proporcionar suficiente alimento.
El período Jomon tardío, que se inicia hacia 2000 a.C., se enmarca en el resurgir de la pesca en la región costera del Pacífico.

El período Yayoi (h. 300 a.C. – 300 d.C.)
Este período, que recibe su nombre en honor de un yacimiento arqueológico próximo a la Universidad de Tokio, se caracteriza por una marcada transición cultural impulsada por los movimientos migratorios procedentes de las regiones arroceras del continente asiático.
Procedente de Corea y, con toda probabilidad, de Okinawa, la inmigración se produjo a través del norte de Kyushu, desde hacia 300 a.C., y en menos de seiscientos años las comunidades cazadoras-recolectoras de Japón derivaron hacia una sociedad de pueblos sedentarios fundamentados sobre el cultivo de arroz. El crecimiento de estos asentamientos autónomos, pero estrechamente relacionados, fue tan rápido en Kyushu, la isla más septentrional del archipiélago, y el oeste de Honshu, que, hacia el año 100 d.C., sólo el norte de esta última isla y la de Hokkaido quedaron al marguen de esta nueva escritura.

El período Kofun (h. 300 – 710)
La erección de grandes túmulos funerarios de tierra y de piedra en algunas zonas costeras de Kyushu y a lo largo de todo el litoral del mar Interior puso fin a la cultura Yayoi. Decoraban estas tumbas figuras humanas y de animales hechas de arcilla hueca, denominadas Haniwa, así como modelos de casas a escala que representaban, posiblemente, las pertenencias de los dirigentes difuntos.
Se produjo un rápido desarrollo de las instituciones políticas y sociales: los diversos núcleos de población se autodenominaban «países» o «reinos» y poseían una jerarquía social característica, sujeta a la creciente influencia política de la región de la llanura de Yamato, en la que hoy día se hallan Osaka y Nara. La dinastía imperial, también denominada dinastía Yamato, se instituyó, caso con toda seguridad, a partir de los clanes familiares (uji) más poderosos que se formaron ya a finales del período Yayoi. El budismo entró en Japón en el siglo XI a través de Corea, y aunque se afirma que con la escritura llegó la religión, es probable que la escritura china precediera al budismo en casi 100 o 150 años. En cualquier caso, la escritura permitió el acceso de la nobleza a la religión, así como a los clásicos chinos y a las doctrinas de sabios como Confucio. La alfabetización impulsó notables cambios políticos y sociales.
El poder de uno de los clanes, el Soga, se vio acentuado por el control exclusivo que ejercía sobre el tesoro imperial y las reservas de grano, así como por su papel monopolista como mecenas de los nuevos conocimientos procedentes del continente.
Su consolación como potencia política se consumó con un nuevo monopolio: el de ser sólo las hijas del clan Soga elegibles como consortes imperiales. Esto permitió a los miembros de la familia copiar las posiciones clave en la corte. Las reformas promovidas con la finalidad de robustecer el poder central cubrieron aspectos como la estructura social, los sistemas económicos y legales, la distribución territorial de las provincias, la administración general y la fiscalidad.

El período Nara (710 – 794)
En el lugar donde hoy se encuentra Nara, una emperatriz de inicios del siglo VIII erigió una nueva capital, situada en el noroeste de la llanura de Yamato, a la que llamó Heijo-kyo. Los aproximadamente cien años que siguieron a este hito (el período Nara) presenciaron la completa consolidación del sistema centralista imperial, basado en conceptos de origen chino (el sistema ritsuryo), así como el florecimiento de la cultura y el arte.
Con la aplicación del sistema ritsuryo, el gobierno imperial obtuvo un estricto control administrativo a través de una poderosa consejería que reclamó como propiedad imperial toda la tierra dedicada al cultivo del arroz. Esto llevó a una fuerte agravación fiscal sobre los agricultores.

El período Heian (794 – 1185)
El capital volvió a cambiar su ubicación en la última década del siglo VIII. La nueva ciudad se erigió siguiendo los patrones urbanísticos chinos, como era habitual, y recibió el nombre de Heian-kyo. Fue el núcleo alrededor del cual se desarrolló la ciudad de Kioto, y su finalización, en 795, señaló el principio de los cuatro siglos esplendorosos de vida del período Heian. Kioto fue la capital imperial hasta 1868, cuando la corte se trasladó a la ciudad Edo, y ésta pasó a llamarse Tokio.
El poderío del régimen centralista se prolongó durante varias décadas, pero a finales del siglo IX el sistema ritsuryo empezó a desmoronarse. El sistema burocrático permitía que los aristócratas y los señores de los templos más importantes acumularan grandes propiedades (shoen), y los agricultores, agobiados por los crecidos impuestos, huyeron hacia estos territorios ventajosos en grandes oleadas.
La corte descuidó la atención de las provincias, propiciando el bandolerismo, ya que los administradores regionales se preocupaban más de su enriquecimiento personal que del restablecimiento del orden. Los terratenientes continuaron acumulando poder y acabaron involucrándose en luchas políticas que pusieron un drástico fin al período Heian.

El período Kamakura (1185 – 1333)
El vencedor en estas trifulcas, Minamoto Yoritomo, recibió el título de shogun y estableció su corte en Kamakura, lejos de Kioto y algo más al sur del lugar donde se alzaría Edo. Allí erigió su cuartel general y una nueva estructura administrativa que pretendía atraer bajo su mandato a los samurais. Estableció su dominio sobre el país mediante el control de la justicia, la sucesión del trono imperial y el ejército.
Yorimoto convenció al emperador de que le permitiera designar cargos militares provinciales, como los shugo (gobernadores militares) y los jito (senescales), que se encargaban de recaudar los impuestos y gestionar las tierras. Ambos estamentos respondían directamente ante el shogun, por lo que se creó un sistema gubernativo basado en la preponderancia de la clase militar, distante de capital, así como en el vasallaje y la dependencia. Se trataba de un régimen no muy diferente del de la Europa medieval y que puede considerarse completamente feudal: el shogunato, o bakufu.
Como consecuencia, la corte imperial quedó marginada y desatendida: permaneció activa pero muy debilitada. Hasta 1968, cuando el emperador volvió a recuperar el poder, desempeñó una función de carácter ritual y simbólico.
Aunque el período Kamakura fue más o menos breve, los acontecimientos que en él tuvieron lugar afectaron con profundidad al desarrollo del país: un avance revolucionario de las técnicas agrícolas permitió el aumento de la producción alimentaría, con el consiguiente crecimiento económico y la población. La sedentarización y el comercio propiciaron la aparición de mercados locales y un sistema monetario que incentivó nuevos contactos con China en el ámbito privado. Algunos grandes dirigentes abrazaron el budismo e invitaron a que siguieran su ejemplo tanto a la clase samurai como al pueblo llano, por lo que esta religión dejó de ser una confesión aristocrática y ganó nuevos adeptos.
Sin embargo, la complejidad del sistema gubernativo civil llevó al sistema de gobernadores y senescales al colapso. A esto hubo que añadir el desgaste producido por la defensa del país ante las dos invasiones mongolas, en 1274 y 1281, fracasadas en parte debido a la fortuita aparición de tifones, que destruyeron la flota invasora.

El período Muromachi (1333 – 1568)
El shogun Ashikaga Takauji devolvió a Kioto la capitalidad y llevó al shogunato a eclipsar todo residuo de poder político o económico que la corte imperial pudiera haber conservado. A su vez, a Ashikaga, según la ancestral tendencia característica de todo vencedor, se le subió a la cabeza el sentido aristocrático y se entregó al mecenazgo cultural y a las relaciones sociales, a la manera de la antigua nobleza. El período Muromachi recibe su nombre en honor del lugar de Kioto en el que un shogun posterior de la dinastía Ashikaga (Yoshimitsu) erigió su residencia, en el momento en que el poder del shogunato de los Ashikaga alcanzaba su máximo esplendor: Yoshimitsu desempeñó un activo papel en la política de palacio y brilló por sus méritos militares.
En suma, el período Muromachi introdujo los cambios básicos que asegurarían la estabilidad y el crecimiento económico de la siguiente era: el período Edo. Mejoró la agricultura, se introdujeron el regadío y nuevos cultivos, y aumentó la agricultura de carácter comercial. Aparecieron gremios de artesanos especializados, se expandió la economía monetaria y, lo que es más importante, la mayoría de los pueblos y ciudades crecieron y, con ellos, se desarrollaron nuevas clases sociales comerciantes y dedicadas a los servicios.
Tras el asesinato de uno de los shoguns Ashikaga, en 1441, empezó el declive del shogunato: la ruptura de los gobernadores militares de las provincias generó una década de guerras e inquietud generalizada que erosionó la autoridad central y resquebrajó la estructura social, preludio de la Era de los Estados Guerreros (un siglo de luchas que abarcó desde 1467 hasta 1568).
La descentralización que se produjo durante esta época consolidó una figura de carácter plenamente feudal: la de los daimios, señores que adquirían su rango por derecho de conquista y por una supremacía militar. Durante esta centuria de guerra, dominada por la ética de la expansión por la fuerza de las armas, no es sorprendente que los líderes más hábiles y con más amplias miras soñaran con la idea de unificar el país.

El período Momoyama (1568 – 1600)
Este breve período histórico no deja de ser, en cierto modo, un artificio historiográfico, ya que más bien se trata de la culminación natural del período Muromachi. Sin embargo, la convención de dado el nombre del período Momoyama al protagonizarlo por el fin, en 1573, del shogunato Ashikaga, así como por la invasión de Kioto por Oda Nobunaga (1534 – 1582), el primero de los tres grandes líderes que intentaron reunificar el país. Los otros dos fueron Toyotomi Hideyoshi (1536 – 1598) y Tokugawa Ieyasu (1542 – 1616).
Nobunaga conquistó las provincias cercanas a su tierra natal de una manera metódica, eliminó a sus rivales con su habitual eficacia militar y, a pesar de ser famoso por arrasar los templos de las sectas más beligerantes de los alrededores de Kioto, mostraba cierta «debilidad» por la cultura. Consiguió someter la tercera parte del país, aunque fue asesinado a traición por un general en 1582.
Hideyashi, cabeza del Estado Mayor de Nobunaga, ajustició al asesino de su señor y se autoproclamó su sucesor. Recurriendo a su gran talento militar y a sus dotes políticas, así como a sus no pequeñas riquezas, emprendió con osadía la reunificación del país.
Hacia 1590, casi todos los territorios de Japón se encontraban bajo su autoridad, de manera directa o indirecta, pero su gobierno adolecía de falta de centralización, disperso en una compleja red de relaciones feudales, y su control del país, basado en efímeros juramentos de fidelidad, era, en mejor de los casos, poco sólido. Aun así, consiguió imponer grandes reformas, como la que quizás tuviera consecuencias más perdurables en la historia de Japón: la «cacería de las espadas», una ley según la cual sólo los samurais podían poseer estas armas. Incluso hoy día, la legislación japonesa sobre la posesión de armas, sean blancas, de fuego o de cualquier otro tipo, es muy estricta. Se introdujo también una jerarquía de clases sociales, de manera que, en algunas regiones, numerosos terratenientes tuvieron que enfrentarse a una dura decisión: la de declararse samurais y, así, verse sujetos a los rigores de la vida guerrera, o bien, permanecer entre la clase civil y rendir vasallaje a los samurais.
Hideyoshi intentó invadir Corea en dos ocasiones, en 1592 y 1597, con el objetivo de atacar a China después, pero su muerte en 1598 puso punto final a su megalomanía.
Durante estas tres décadas se alcanzaron notables logros culturales y, a pesar de que el país todavía se encontraba sumido en una gran ebullición política, se produjeron magníficos tejidos, pinturas y cerámicas.

About these ads

Acciones

Information

16 responses

30 01 2008
efrain

esta muy bueno eneña muchas cosas de la sibilisasion japonesa

5 04 2008
diego-kun

Te agradesco la informacion m servira muxo para mi tesis -_- si po

18 08 2008
belen

hola yo opino que su pajina es muy fome y wuele a perro sarnoso con weas de chancho y no me inportalo que me digan si hay reclamos de lo que dije llamen a :315846 bueno chao ediondo a peos no me jodan por favor chao q

19 04 2009
catalina

hola gracias porque esto me sirve la la linea de tiempo que estoy haciendo de las antiguas civilizaciones, ademas que es un tema muy interesante gracias.
yo se que lo que voy a escribir no va a importar mucho pero que pobre los comentarios de la gente ignorante que pena.
pero bueno cada loko con su tema bye

19 04 2009
Datmos

Hola Catalina,

Como yo digo hay gente para TODO en este mundo, y cuando aparece algo que no importa, lo mejor es ignorarlo.

Me alegro de que te ayude este post. La verdad el proyecto de irme a Japon se fue al traste por lo de siempre… Money xD

Weno un saludo Catalina y gracias por tu comentario ;)

SaludoS!

16 06 2009
NITA

esto es super weno xq´nos ayuda en las tareas po

16 06 2009
lise

esto es super poqe me ayuda enlatarepop ya xaup

13 09 2009
silvido

deberian tener informacion mas presisa es decir mas resumiDA Y MENOS TEORICA

13 09 2009
silvido

esta bien estruturada p

27 04 2010
Caro

Buenisiimo!!! me sirvira para mi trabajo =) gracias

27 04 2010
Caro

Buenisiimo!!! me servira para mi trabajo =) gracias

9 09 2010
daniela

me parece muy interesante porque vamos a descubrir sobre la antiguedad y lo que nos rodea

24 04 2011
yoscelyn

esto es una buena respuesta pero lo que le falta son los aportes y sus culturas es eso lo mas importante

3 05 2011
kiara

esto si es explicasion clara asi ya puedo acer mi tarea

2 03 2013
PONY

ESTA BUENA LA IMFORMACION ME AYUDARA UN POCO

30 05 2013
Wenceslao nolasco

S la mejor del planeta.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: